Qué pasa aquí | Con mis últimas fuerzas

Bienvenido al cuarto Qué pasa aquí. En el que te cuento qué pasa aquí y ahora, todos los domingos en mi blog, porque resulta que seguimos en 2009. La gente todavía es feliz y tiene tiempo para leer blogs. Y si no que se jodan.

Algo para picar

He decidido hacer una sección nueva con algún poema o algo fresco para abrir el sabor de boca y que esto no quede como os cuento mi vida y ya. Así entra mejor y mis poemas no se quedan en las historias destacadas de Instagram.

Os dejo un poema que me he puesto a buscar pensando que lo escribí hace dos semanas y resulta que lo escribí hace cinco meses. Sospecho que me confundía con otro, pero ha sido igual de impactante. Creo que incluso el poema me gusta un poco.

Lo subo en foto porque no me deja copiar y pegar bien por alguna razón

¿Qué estoy haciendo?

Esto está a punto de convertirse en solo hablar de la novela como si no hiciese más cosas, pero me he puesto en movimiento. Tengo un proyecto que en cuanto esté más seguro de que va a salir adelante (ahora mismo estoy un 43% seguro, necesito estar al 87% para empezar a hablar de ello). Pero pinta guay la cosa, os puedo decir que ahorréis 12 euros para noviembre.

Llega el mes de octubre con sus movidas de Halloween. Pensé en hacer un inktober pero de poesía, pero me duró la idea tres segundos. He decidido escribir algún relatillo corto intentando meterme en el terror, pero como sé que no voy a conseguirlo del todo, me presentaré al concurso de La Llama School que tienen para el día 31, y así de paso me apunto. Es una escuela de humor online que llevo tiempo queriendo testear. Ya os contaré si se me ocurre algo.

Sobre la novela y las cosas de la novela. Pues esta semana no he parado ni para respirar, así que la he tenido que aparcar a la pobrecita. Está cogiendo polvo en el parking de mi procesador de texto. Y eso o lo arrancas muy de seguido o se le jode el motor. Pero he seguido pensando cosas en la parte de atrás de mi mente. Esta semana la voy a dejar todo lo avanzada que pueda. No porque tenga prisa, si no porque tengo ganas.

Una novela no es algo que se haga en dos semanas ni que siga un método determinado, al menos en mi caso. No estoy diciendo que sea lo más complicado del mundo, sí diría que es de las cosas más bonitas, pero no de las más difíciles. Cualquiera con ganas y tiempo libre puede escribir una. Yo estoy en remojo siempre con lo primero, esperando poder ponerme a nadar.

La foto para hacer bulto.

Pues eso, que demasiado trabajo. Este finde no he parado. Hoy mismo, cuando pensaba que ya iba a parar, he tenido que seguir. Y después me ha pasado lo mismo. Pensé que no llegaría nunca a casa en un bucle de imprevistos eterno como castigo por algún error de mis antepasados. Estoy reventado y escribo esto con mis últimas fuerzas, porque resulta que estoy implicado con lo del blog, y también resulta que llevo todo el fin de semana con ganas de sentarme y ponerme a escribir esto. Así que aquí estamos, a cuatro párrafos de irme a dormir.

¿Qué estoy leyendo?

Desgraciadamente lo mismo que la semana pasada. Cuando llego cansado mi cabeza suele tener como prioridad irme a dormir, cuanto antes mejor.

Si sirve de algo, tengo abierto en el navegador Exoesqueletópolis, de Jeffrey Ford, pendiente para leer cuando tenga un ratillo. Podéis leerlo aquí, y si lo hacéis antes que yo me contáis qué tal.

¿Dónde estoy?

Sin eventos a la vista, con la cama al lado.

Resumiendo

Siento escribir esto tan tarde. Seguramente te dé igual porque nadie llega hasta este punto del blog seguro. Menos mi novia que está cogiendo el móvil para decirme que ella sí. Siento que tenga que aguantar esto el resto de domingos de su vida.

Pero eso, suscribíos por email que nadie lo hace y es un poco triste. Ya solo por lo menos para que parezca que alguien lee el blog, porfa, hacedlo por mí. Y si no hacedlo por alguien a quien queráis.

Esta semana no he podido subir nada por lo que ya he comentado, que no quiero ser turras. Pero ya sabéis, seguiré escribiendo cositas interesantes para que vayan directas a vuestro hipocampo a joderos el día.

Mil gracias a todos.

6 comentarios sobre “Qué pasa aquí | Con mis últimas fuerzas

Agrega el tuyo

  1. «Siento que tenga que aguantar esto el resto de domingos de su vida.» No sé cómo sentirme acerca de eso, si contento porque me mola leerte o lento y pesado como cuando te comes un potaje de garbanzos con chorizo porque la mera idea de que algo se pegue a mi existencia para toda la vida hace que las cosas me den vueltas y me provoca la náusea.

    Es broma, me alegra un montón que tengas ese espíritu y esa motivación, espero que puedas avanzar esta semana con el libro.

    Le gusta a 1 persona

Deja una respuesta

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Salir /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Salir /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Salir /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Salir /  Cambiar )

Conectando a %s

Blog de WordPress.com.

Subir ↑